Desmoronar.

cayo el sol entre sabanas,

manchadas de odios..



Solías estar bella,

su cuerpo aromatizado en silencio .



a fresas silvestres,

cruzaban algunos vientres,

la melodía una a una,

llevaba el paladar de sueños...



Imagino el césped, que sus pies pisan allí,

los demás corazones fueron suyos,

mientras el día estaría sin lamentos,

caminaron tan despacio,

siendo otras manos,

las trituradoras de sus deseos.



Volaron sus recuerdos,

uno a uno en las cestas de alegría,

en aquellas casas de alquiler,

rebozaron las pasiones,

llegaron hasta el atardecer,

como pájaros celestes,

pintados de color azul.



Una mañana oblicua,

jugueteaba con la brisa,

sus ojos color tedio,

sus recuerdos viajaron en tiempos secos.



El silencio vistió esa fría noche.

Las piernas del rencor,

nadaron sin miedos,

en aquel reloj,

se quedo sin tiempo,

sus montañas se cayeron,

en el paladar de algunos hambrientos.

ESCRITO E ILUSTRADO POR EDWIN JAVIER NIETO 2016
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s